Preguntas frecuentes

Es una técnica estética cuyo objetivo es corregir, embellecer, modificar y equilibrar de forma semipermanente determinados rasgos faciales (cejas, ojos, labios) o corporales (cuero cabelludo, areolas, cicatrices) por medio de la implantación de pigmentos a nivel epidérmico.

La respuesta es sí, aunque es un dolor muy tolerable. De todos modos, cada uno de nosotros tenemos un umbral o sensibilidad diferente al dolor, así que también dependerá de la persona. Los pigmentos se introducen en la piel de manera muy superficial, por lo que el dolor es casi inexistente y la inflamación y el sangrado no existen o apenas se perciben.

Muchas veces se confunde la micropigmentación con el tatuaje, pero, aunque deriva de esta técnica ancestral, hay diferencias. El tatuaje es una modalidad decorativa, mientras que la micropigmentación es correctiva. Aún así, cada vez son más las personas que optan por el tatuaje para camuflar una cicatriz con un bonito diseño, y también se demanda la micropigmentación simplemente para vernos más atractivos y prescindir de los maquillajes.

Éstas serían las diferencias más destacadas:

  1. Cada técnica utiliza su propia aparatología, pigmentos y productos especializados. En micropigmentación, los pigmentos son muy selectivos, hipoalergénicos e inocuos.
  2. La duración del tatuaje es permanente, mientras que la micropigmentación es semipermanente.
  3. Los tatuajes se realizan a mayor profundidad, así que son mucho más agresivos para nuestra piel y se difuminan con el paso del tiempo, adoptando un aspecto borroso. La micropigmentación se realiza de manera más superficial, a nivel epidérmico, con lo cual es mucho menos agresiva y se evita el difuminado.
  4. En el cuero cabelludo, el color del tatuaje, aún siendo permanente, se deteriora con el tiempo y adquiere tonos azulados y opacos.

El número de sesiones y su duración dependerá del tratamiento elegido:

  • Capilar: suelen ser tres sesiones más una de repaso y cada sesión dura entre 1 y 4 horas, dependiendo de si es la primera o la última sesión.
  • Facial: suele ser una sesión más una de repaso y cada sesión dura entre 1 y 2 horas; en el caso de requerir una tercera sesión, ésta tendrá un coste adicional.
  • Médica: en areolas se necesitan entre dos y cuatro sesiones, en cicatrices y manchas dependerá del tamaño y complejidad de la zona. La duración de cada sesión está entre 1 y 2 horas.

Con el paso del tiempo, la micropigmentación no desaparece en su totalidad, el pigmento simplemente se atenúa, perdiendo intensidad en el color. Por ello, es aconsejable hacer una revisión anual para valorar si es necesario realizar un mantenimiento. La durabilidad de una micropigmentación, en condiciones óptimas, puede llegar a los 3 años, aunque depende de varios factores, como la piel del cliente, la zona a tratar, los pigmentos, la técnica y los cuidados diarios. Aplicar protección solar en la zona tratada, por ejemplo, ayudará a que el color perdure el máximo tiempo posible.

El precio varía según el tratamiento elegido:

  • Capilar: dependerá del número de zonas a tratar.
  • Facial: dependerá de la zona a tratar (cejas, ojos, labios); si el tratamiento requiere más de dos sesiones, hay un coste adicional.
  • Médica: dependerá del número de sesiones a realizar.

No es posible fijar un precio genérico para todo el mundo porque cada cliente tiene sus propias necesidades y peculiaridades, así que te recomendamos que nos contactes para poder darte información más detallada y personalizada.